(02) 333 3373

En palabras de la autora del estudio "Mujeres, Política e Igualdad", Walleska Pareja, abogada, consultora internacional en derechos humanos, género, técnica legislativa e incidencia internacional:

El presente informe pretende ser una contribución para que las mujeres y los hombres interesados en hacer política, tengan algunas nociones acerca de cuál es la importancia de tomar en consideración el enfoque de género en su labor diaria. En este sentido, el documento presenta una breve aproximación teórica que, al llevarla a la práctica, abonaría a reducir las brechas de desigualdad que existen en nuestro país.

Elaborar políticas públicas y desarrollar leyes desde una visión de género no es una tarea sencilla. Requiere de preparación y conocimientos; asesoría técnica; el acompañamiento de sectores como la sociedad civil y la Academia, pero también depende, y de manera fundamental, del compromiso que se tiene de hacer lo correcto. No solamente porque es un claro mandato constitucional, sino porque es una deuda con la vigencia de los derechos de las niñas y mujeres diversas del Ecuador, quienes han sido históricamente discriminadas en absolutamente todos los ámbitos de la vida.

Muchos se esfuerzan por desacreditar al enfoque de género: tergiversan su contenido; satanizan sus intenciones y lo muestran como una batalla entre buenos y malos, entre forajidos y quienes aman a sus familias. ¡No nos dejemos engañar! Existe basta literatura sobre el enfoque de género y su relación directa con el real ejercicio de los derechos humanos de todas las personas, sin distinción. He ahí la clave, si el enfoque de género intenta, entre otras cosas, generar igualdad de oportunidades para todas y todos, existirá más de un incómodo/a. Esto se debe a que, para lograrlo, se deben topar las fibras más internas de una sociedad que ha callado los abusos más atroces; que dio el poder a unos pocos, que ha sido vil cómplice de la injusticia y testigo silencioso del dolor de mujeres y hombres discriminados, por una razón o por otra.

Sin el afán de ser exhaustiva, este documento intenta ser una guía, una suerte de instructivo para que las candidatas no olviden nunca el ponerse los “lentes del género” ya que, al hacerlo, desenmascaran a un sistema que nos convenció que se debe vivir de una manera predeterminada, reprimiendo toda clase de emociones y sueños, y que nos sentenció a pertenecer a arquetipos y categorías. Eso ha cambiado. Hoy tras largas luchas, las mujeres en su gran diversidad, han derrumbado las barreras de lo que parecía imposible y están donde se toman las decisiones. Para que nadie las tome por ellas.

Por este motivo, son ellas (¡ustedes!) las que deben comprender plenamente que, trabajar desde una visión de género, es crear una sociedad más igualitaria y justa, sin importar el género al que se pertenece. Que el enfoque de género no simboliza una batalla campal entre hombres y mujeres, sino que les coloca en un mismo nivel, como aliados, como iguales, para que ambos, puedan surgir y realizarse como personas. Esta misión no debe ser patrimonio exclusivo de ningún partido ni organización política. Debe ser ese punto de encuentro donde todas y todos los involucrados se ponen de acuerdo para mejorar la vida de la gente, de los hombres y las mujeres de nuestro país, en toda su diversidad.

Descarga el informe aquí:

Ruta de la Transparencia en Mocha Ruta de la Transparencia en Puerto Quito Ruta de la Transparencia